DIBUJO DE CREACIÓN

DIBUJA UN PUEBLO

 
 

Este trabajo nos demuestra cómo podemos crear una composición compleja y armónica a partir de elementos simples y de un trabajo ordenado. Introduce además algunos conceptos del color.

 
 

Plantearemos el ejercicio en tres fases

Fundación Foalókë

1-

Pedimos a los alumnos que dibujen un pueblo en la lámina. Podemos recordarles que un  pueblo no es más que una agrupación de casas o edificios. Los primeros minutos serán terribles, porqué no tendrán ni idea de cómo empezar, pero si tenemos paciencia comenzarán a surgir buenas ideas.

2-

Con el dibujo a lápiz acabado pasamos a la primera fase del coloreado. Deben escoger un color cualquiera de sus lápices de colores y pintar con él el dibujo como si fuera una foto en blanco y negro. Podemos aprovechar para explicar o recordar la diferencia entre tono y valor. Explicamos también las sombras propias y las sombras proyectadas: podemos comprobar que dos paredes de una misma casa, en teoría del mismo color, pueden parecer muy diferentes al ser una más clara y otra más oscura.

3-

Finalmente podemos pintar con los lápices de colores todo el dibujo como mejor nos parezca. Comprobaremos que el color que hemos dado de base proporciona al dibujo unidad cromática. En una rápida exposición de los trabajos en la clase veremos cómo el color escogido para la base da al dibujo una expresividad cromática característica. Podemos explicar, con los trabajos de base azul, el concepto cinematográfico de noche americana, en la que todo se ve perfectamente iluminado y nítido, pero teñido de azul.

Aquí puedes ver algunos ejemplos.

  Antònia M. Perelló Joan Andreu Fons Tomeu Fullana