Agamenon  M E R C U R I O

 

   

     Mercurio, cuyo diámetro es menos de la mitad del de la Tierra, es el más pequeño de todos los planetas. Es también el más próximo al Sol, a 50 millones de km. Visto desde la Tierra, Mercurio nunca parece estar a más de 28º del Sol, así como parece avanzar y retroceder a lo largo de su órbita de 88 días como al servicio de la gran luminaria, como conviene a su antigua interpretación mitológica de heraldo o mensajero. Sin embargo, su proximidad al Sol impide su observación a simple vista, y sólo se lo puede observar satisfactoria y brevemente bajo las condiciones ideales en la salida o en al puesta del Sol a principios de primavera o de otoño.

 

        El astrónomo Eugene Antoniadi realizó de 1924 a 1929 detallados observaciones de Mercurio. Mediante su gigantesco telescopio pudo ver manchas oscuras sobre la superficie del planeta a las que denominó, siguiendo la mitología griega y egipcia, como Apología, Horruras y Aurora. En el fondo, creyó haber visto un planeta con amplias áreas oscuras tan misteriosas y atractivas como los personajes con cuyos nombres las había bautizado. Sin embargo, la observación espacial mostró que ninguna de esas manchas era real.

 

      Para los sacerdotes astrólogos de la antigua Mesopotamia, Mercurio era el dios Nabu, instaurándose en su honor un culto que tuvo su centro principal en Borsippa, ciudad a pocos kilómetros al sur de Babilonia. Hoy quedan pocos testimonios de este culto, pero se sabe que h. 1000 a.C. Nabu sustituyó a una diosa sumeria anterior, Nisaba o Nidaba, como patrón de los escribas. Nabu era hijo del grandioso Marduk (el equivalente al dios romano Júpiter), presagiando cualquier cambio en Mercurio un cambio para el hijo del rey, el príncipe heredero.

       Sin embargo el papel más importante de Nabu era el de escriba de los dioses. En el día séptimo de la fiesta de la primavera que marcaba el nuevo año mesopotámico, rescataba a Marduk de su cautiverio, simbolizando así las restauración de la autoridad y del orden para el año venidero; en el undécimo día, los dioses se reunían para decidir el destino del mundo mientras Nabu tomaba nota de sus acuerdos.

 

Ruinas de Babilonia

        La ciudad de Babilonia fue uno de los más importantes centros urbanos durante los milenios II y I a.C. Situada al este del río Éufrates, a 90 km al sur de la actual capital iraquí (Bagdad), su mayor esplendor correspondió al reinado del monarca de la dinastía neobabilonia (caldea) Nabucodonosor II, que tuvo lugar desde el 605 hasta el 562 a.C.

   

    Al igual que Nabu, Mercurio se le conocía entre los sumerios como hacedor de la lluvia, lo que posiblemente derivara de su relación con las buenas cosechas. Lo que, a su vez, puede ser el origen de la asociación de Mercurio con el comercio en la época de los antiguos griegos y romanos. Distintas lenguas europeas conservan la raíz latina de mercurius en palabras como mercader y comercio.

    El dios Mercurio es el equivalente romano del dios griego Hermes. En su origen se trataba de un dios fálico de la fertilidad y del dios de los viajeros. La traducción literal del nombre Hermes es el del montón de piedras; al dios se le veneraba mediante un montón de piedras colocado a un lado del camino, montón al que todo viajero debía añadir una más, tradición que aún hoy siguen montañeros y caminantes. El dios guiaba asimismo a las almas de los muertos hacia el inframundo, llevaba el gorro de la invisibilidad y era el mensajero de los dioses.

mercuriodios.GIF (11211 bytes)

         La naturaleza divina de Mercurio quedó establecida desde el día de su nacimiento. Antes del mediodía de esa jornada había inventado la lira, y antes de que el día terminara, como para demostrar su cualidades de embaucador, a su hermano Apolo le había robado el ganado. Separó cincuenta novillas y por la noche las condujo hacia un valle. Para disimular sus huellas, las hizo caminar hacia atrás y él disimuló sus propias huellas llevando unas enormes sandalias. Apolo se enfureció, pero a Zeus le encantó aquel niño tan inteligente y le convirtió en portador de su copa. Algunos de los dibujos más antiguos representan a Hermes como un viejo con larga barba, pero el Hermes clásico griego era un hermoso joven. En astrología se le concibe como corporación de los dos sexos, el hermafrodita.

 

            Una línea importante de la historia de Mercurio deriva del Egipto. En el mundo helenizado (dominado por lo griego) de los últimos siglos antes de nuestra era encontramos la ampliamente aceptada traslación a Mercurio del dios egipcio Tot. Sin embargo, en el primer período dinástico del tercer milenio antes de nuestra era. Tot había sido un dios Luna aunque con muchas de las características atribuidas a Mercurio. Era el patrón de la ciencia y de la literatura, y dios de la medicina. Al igual que Hermes, era también el escriba y mensajero de los dioses. Este cambio de atribución de la Luna a Mercurio es un ejemplo claro de la asimilación cultural bajo la creciente influencia griega durante el siglo IV a.C.

Dioses egipcios

            Este mismo período vio el bautizo distintivo de Mercurio como Hermes Trimegisto, un aspecto del simbolismo del dios de la magia y la alquimia posteriores. Los griegos egipcios llamaban a menudo a sus dioses megistos, que quiere decir los más grandes. Como reflejo de la práctica egipcia de intensificar un adjetivo repitiéndolo. Parece que el dios Tot-Hermes se le nombraba repitiendo tres veces su epíteto; es decir, Hermes el más grande, el más grande, el más grande, lo cual se abrevió en trismegistros, o el más grande tres veces. No pasó mucho tiempo antes de que el nombre Hermes Trimegistro se consolidara por derecho propio. A este dios se le atribuyó haber otorgado a la humanidad la medicina, la magia, la astrología y la alquimia. En al alquimia europea lo encontramos en su forma latina: Mercurius, el objetivo de la obra alquímica y guía secreta del adepto, en ocasiones figura del Cristo y en otras un embaucador o un dragón que preserva el secreto de la piedra filosofal.

 

 


Masm © (Ultima actualización 29-ago-2006