Palma de Mallorca
www.
pepcardona.
com

mostel
Uep! Mostel

1997b.jpg

En Son Rapinya, conservando las tradiciones propias de Navidad, podrás ver el Belen 2008-2009

www.nirvi.es - Web den Biel.
Literatura
Rincon Literario. Selección de textos électronicos
Textos sobre gramatica, poesia, literatura, metrica y antologia de la literatura española

Historia de Mallorca (74 Kb.en catalan)

mallorca

 

Textos Informaticos

[Cronologia y Terminologia Multimedia (25 Kb.)]

Notas de MS-DOS (75 Kb.)

La maquina de Babbage.

Historia de la Informática (27 Kb.)

[Curso basico de MS-DOS (recomendado para pricipiantes) (25 Kb.)

El Glosario Informático de Internet -1500 definiciones de terminos informaticos- (423 Kb.)

 

Ludoteca

Los famosos Murphys. Las leyes de la máxima fatalidad con el mínimo esfuerzo (54 Kb.)

Palindromos (6 Kb.)

Proverbios Internacionales (21 Kb.)

Nuevos Palindromos

Nuevos Murphys

Como hablar 2 horas sin tener nada que decir

Freeware

Programa Calendario con las fases de la Luna,(300kb).

WINLINGO. Juego del lingo para windows.
Dispone de 2.500 palabras en castellano o en ingles,
de 5 letras y combinaciones de números.(300Kb)

WINORCA. Juego del ahorcado para windows.
Dispone de 36.000 palabras en castellano
de 4 o mas letras.(500Kb)

 

Enlaces

Paginas interesantes de temas varios


mallorcaweb

Correo
 
La Máquina de Babbage.


Charles Babbage
fue, con mucha anticipación el
precursor de la computación
que naceria un siglo después.
Trabajando en una era
preeléctrica, descubrió
principios que fueron llevados a
la práctica por von Neuman en
los años 1940.

Con el avance a saltos de la
tecnología, a finales del siglo
XVIII, las tablas matemáticas
fueron adquiriendo creciente
importancia como ayuda para el
cálculo. Esas tablas solían estar
plagadas de errores, imputables
tanto a la ejecución de las
cuentas como al proceso de
impresión. El sistema empleado
para el cálculo de esas tablas
era el "método de las
Diferencias", cuya característica
era basar todo cálculo en la
adición, sumando cantidades,
por compleja que fuera la
función. Esto simplificaba
mucho la tarea de los
"computadores" (así se llamaba
en aquellos tiempos a los
calculistas), reduciendo el
margen de error puesto que es
más fácil sumar que multiplicar.

Otra ventaja residia en que
cada resultado se basaba
exclusivamente en otro anterior.
Por tanto, si el resultado
milésimo es correcto, también
lo son los 999 anteriores. En
1820, Charles Babbage,
consciente de los problemas
inherentes a la realización de
una tabla, decidió diseñar y
construir una máquina que
pudiera computar y dejar
escritas tablas matemáticas,
una máquina de diferencias.

Cuando tuvo un modelo capaz
de trabajar con seis dígitos a
una diferencia constante,
solicitó ayuda al gobierno para
construir a escala real su
ingeniosa máquina.

Pero, con el tiempo, después de
gastar las partidas de fondos
asignados recibidos a fondo
perdido, Babbage llegó a la
conclusión de que hacer una
máquina a escala real era
mucho más complicado que
fabricar un prototipo, y
descubrió que la ingeniería de
la época no estaba en
condiciones de realizar el
proyecto. Por ello, empleó
varios años en diseñar la
mecánica y las herramientas.

Hasta que, en 1833, Babbage
concibió la idea de desarrollar
la Máquina Analítica, que exigía
procedimientos matemáticos
mucho más sofisticados aún. La
idea de la Máquina Analítica se
independizó, finalmente, del
proyecto precedente. Era muy
similar, en concepto, a los
actuales ordenadores. Era
decimal -el sistema más
natural para el hombre, aunque
Babbage fuera británico- y
capaz e realizar virtualmente
culquier operación. La Máquina
-cuando estuviera
construida- seguiría
instrucciones programadas que
los hombres crearian en su
interior e incluso sería capaz de
optar entre las diversas
instrucciones, basándose en los
resultados de las operaciones
anteriores. Tanto los datos
como las instrucciones le
ingresaban por separado, en
tarjetas perforadas.

Los resultados finales saldrían
impresos automáticamente. La
mayor innovación era el
contenido de un cilindro para
control de operaciones
complejas, como multiplicación
división.

No se sabe exactamente en qué
medida los trabajos precursores
de Babbaqe influyeron sobre el
diseño de los primeros
ordenadores electrónicos en
nuestro siglo, pero es
sorprendente la similitud de
conceptos.


Pep Cardona. Enero 1997. Palma de Mallorca.