Palma de Mallorca
www.
pepcardona.
com

mostel
Uep! Mostel

1997b.jpg

En Son Rapinya, conservando las tradiciones propias de Navidad, podrás ver el Belen 2008-2009

www.nirvi.es - Web den Biel.
Literatura
Rincon Literario. Selección de textos électronicos
Textos sobre gramatica, poesia, literatura, metrica y antologia de la literatura española

Historia de Mallorca (74 Kb.en catalan)

mallorca

 

Textos Informaticos

[Cronologia y Terminologia Multimedia (25 Kb.)]

Notas de MS-DOS (75 Kb.)

La maquina de Babbage.

Historia de la Informática (27 Kb.)

[Curso basico de MS-DOS (recomendado para pricipiantes) (25 Kb.)

El Glosario Informático de Internet -1500 definiciones de terminos informaticos- (423 Kb.)

 

Ludoteca

Los famosos Murphys. Las leyes de la máxima fatalidad con el mínimo esfuerzo (54 Kb.)

Palindromos (6 Kb.)

Proverbios Internacionales (21 Kb.)

Nuevos Palindromos

Nuevos Murphys

Como hablar 2 horas sin tener nada que decir

Freeware

Programa Calendario con las fases de la Luna,(300kb).

WINLINGO. Juego del lingo para windows.
Dispone de 2.500 palabras en castellano o en ingles,
de 5 letras y combinaciones de números.(300Kb)

WINORCA. Juego del ahorcado para windows.
Dispone de 36.000 palabras en castellano
de 4 o mas letras.(500Kb)

 

Enlaces

Paginas interesantes de temas varios


mallorcaweb

Correo
 





4. LOS VERSOS CASTELLANOS

Versos castellanos.- por el número de sílabas, los versos castellanos
se dividen en
    versos de arte menor, cuando tienen de dos a ocho sílabas, y
    versos de arte mayor, cuando tienen de nueve en adelante.

    Los versos cortos se consideran, en general, más aptos para las
canciones, porque su música es ligera y se presta al movimiento. En cambio,
los  versos largos se utilizan para composiciones de carácter más grave y
solemne.

    Versos de arte menor.- En castellano no existen versos de una sola
sílaba, puesto que las palabras monosílabos se consideran agudas y, a efectos
del ritmo, en la versificación se cuentan como bisílabas.

    He ahí un ejemplo de versos BlSILABOS:

         Noche,
         triste
         viste
         ya.

    TRISILABOS:
         Mirando
         del mundo
         profundo
         solaz.

    TETRASILABOS:
         Los heridos
         corazones.

Más utilizados son los siguientes:

     El de cinco sílabas: PENTASILABO. Se usa mucho en la poesía popular:

         Niña Isabel.

     El de seis sílabas.  HEXASILABO:

         Cerca la Tablada,
         la sierra pasada.

     El de siete sílabas, HEPTASILABO, aparece a veces unido a versos de once
     sílabas en poesías cultas:

         Si de mi baja lira
         tanto pudiese el son que en un momento.

     Combinado con pentasílabos, en cambio, tiene un ritmo popular y muy
     airoso:

         A la Torre del Oro
         viva Sevilla.

     Estudio especial del octosilabo.- El de ocho sílabas, OCTOSILABO, es
     el verso español por naturaleza-.

         A cazar va el caballero.

    Al hablar, muchos veces construimos espontáneamente frases que son
octosílabos, porque el ritmo de este verso corresponde al de nuestra lengua.

    Así se explica que sea uno de los versos más antiguos que existen en
español, y que los romances, el teatro del Siglo de Oro y gran parte de la
poesía popular de todas las épocas, estén compuestos en octosilabos.

    Aunque los acentos de este verso pueden repartirse de diversas maneras,
existe uno, el de la penúltima sílaba, que es esencial, y sobre el cual
se apoya el ritmo del verso.

    Versos de arte mayor: estudio especial del endecasilabo. - Aunque
existen versos de nueve sílabas o ENEASILABOS,

         Juventud, divino tesoro,
         Va te vas para no volver...

y otros de diez, o DECASILABOS, muy poco usados, el más importante de
los versos de arte mayor es el de once sílabas: ENDECASILABO.

    Este verso lo introdujeron de Italia y lo adoptaron al español los
poetas del Renacimiento. Desde Garcilaso, cobra una sonoridad y una
elegancia extraordinarias. Es un verso propio de poetas cultos.

    Existen tres clases de endecasilabos:

    El endecasilabo propio o común lleva el acento en la sexta sílaba:

         Pastor que con tus silbos amorosos.

    El sáfico en la cuarta y octava:

         Yo vi del polvo levantarse audaces.

    Existe, además, el endecasílabo dactílico - llamado también de "gaita
    gallega" -, cuyo ritmo es acentuál y parece formado por dáctilos.
    Lleva los acentos en la cuarta y séptima sílabas:

         Líbre la frénte que el cásco rehúsa.

    El endecasílabo sáfico y el propio se combinan perfectamente en las
composiciones. Sin embargo, la introducción de un endecasílabo dactílico
o 'de gaita gallega' rompe la unidad rítmica, porque, como se ha dicho,
su base acentual es completamente extraña a aquéllos.

    El verso de doce sílabas, DODECASILABO tiene muchas variantes. Una de
ellas, muy utilizada en la Edad Media, está formada por dos hemistiquios
iguales. Lleva los acentos en la sílabas segunda, quinta, octava y undécima,
siguiendo un ritmo dactílico, como puede apreciarse en el ejemplo:

         Des | pléga las | vélas pues | yá que tar | damos.

    Después de la sexta sílaba - en este caso después de velas - se hace
una pequena pausa que separa los dos hemistiquios.

    Junto a este tipo de dodecasílabo, existen otros muy diversos.
Por ejemplo: el que está formado por dos hemistiquios, uno de siete sílabas
y otro de cinco; el constituido por tres grupos rítmicos de cuatro sílabas
cada uno, etc.

    He ahí unas muestras:

         Llvo en un relicario, - colgado al cuello.        (7 + 5)
         Se le ha puesto - la sonrisa - casi blanca.       (4 + 4 + 4)
         Era un aire suave - de pausados giros.            (6 + 6)

    Verso alejandrino. El de catórce silabas, ALEJANDRINO, consta de dos
hemistiquios de siete sílabas cada uno. Fue muy utizado en la Edad Media:

         En el nombre del Padre - que fízo toda cosa.

    Ya en nuestro tiempo, Rubén Dario, gran renovador de la métrica española,
acentuó los alejandrinos en las sílabas tercera y sexta de cada hemistiquio.
Así, la célebre sonatína:

         La Princésa está tríste, - ¿qué tendrá
 la princesa?
  

Pep Cardona. Noviembre 1996. Palma de Mallorca.