De los inicios de Renault en España, hasta la Segunda Guerra Mundial.

En 1908, Louis Renault fundó en España la Sociedad Anónima Española de Automóviles Renault (S.A.E.A.R.), siendo esta la segunda filial que abria fuera de las tierras francesas.
La Sociedad se dedicaba a la comercialización de los vehículos Renault en chasis-motor, que posteriormente el cliente encomendaba el carrozado a su gusto. De esta manera trascurrieron los primeros años de Renault en España, creandose paulatinamente una red de concesionarios y sucursales por las principales capitales de provincia.
Posteriormente, al variar el concepto de automovil, los vehículos ya se adquirian completos, y de esta manera la implantación de Renault en España ya se hace más patente, aunque no todavia popular.

Cartel anunciador de un agente de venta. Renault Sport Primastella (1933).Entre 1935 y 1945 se registra una importante ralentización de las actividades de la Sociedad, primero la guerra civil española frena la demanda de vehículos, y posteriormente la guerra en Europa, provoca grandes trastornos en la producción. Durante la ocupación en Francia, la produción se centraba principalmente en camiones para destino militar. En esta época las fábricas de Renault fueron bombardeadas dos veces, la primera por la R.A.F (1942) y después por la aviación norteamericana (1943), quedando las instalaciones muy mermadas.
En 1944 Louis Renault fallece en la cárcel de Fresnes, inmerso en la más absoluta indiferncia. Más tarde, en 1945, el general De Gaulle ordena la nacionalización de "Les Usines Renault", convirtiéndose en "La Régie Nationale des Usines Renault". Hasta este momento, Renault ya habia producido casi un millón de automóviles.

Al mismo tiempo y debido a la escasez de combustible, la Sociedad española se dedica a la venta e instalación de grupos de gasógeno, como única actividad comercial. Pero tanto la crisis bélica como el bloqueo internacional, provocan la necesidad de liquidar las sucursales de la sociedad, que pasan a manos privadas.

El Renault 4CV, como estandarte del despegue de la Régie Nationale de Usines Renault.

En 1945 Pierre Lefaucheux se encarga de reorganizar toda la infraestructura de la Régie. Al principio los trabajos se centran en la producción de unos escasos camiones y en la revisión de motores G.M.C. para el ejercito norteamericano.
Al mismo tiempo Lefaucheux revisa los estudios realizados por Louis Renault en tiempos de la ocupación, sobre lo que seria el futuro Renault 4CV.
En 1946, se reemprende la producción del Juvaquatre, pero solo en versiones de cuatro puertas y furgoneta, con motores de 23cv y 1.003cc. Se trata del primer turismo producido después de la guerra.
El 26 de septiembre de 1946, se presenta a la prensa el nuevo Renault 4CV. Ocho dias después es presentado en sociedad en el marco del 33 Salón del Automóvil de París, el primero depués de la guerra. Se trata de un pequeño automóvil de motor trasero de 21cv y 760cc, tracción trasera, carroceria de cuatro puertas y apto para cuatro pasajeros. En su primera serie predomina la austeridad, hasta tal punto que todas la unidades son pintadas de color amarillo, aprovechando un stock sobrante del Afrika Korps.
El éxito de este nuevo modelo es tal, que posibilita a la S.A.E.A.R. reemprender las importaciones, con un vehículo razonablemente comercializable en nuestro país. España por estas fechas, está viviendo un proceso de industrialización, con una demanda progresiva de productos y con grandes necesidades de motorización y renovación del exiguo parque automovilístico.

FASA, primeros pasos.

El 12 de ferbrero de 1951, don Manuel Jiménez Alfaro y Alaminos firma con la Régie Nationale de Usines Renault un contrato para la fabricación en España del modelo 4CV.
En estas fechas solo se tenia el contrato, unos estudios previos, opciones de compra de terrenos y la autorzación oficial por parte de la delegación de industria de Valladolid, y el contrato con la Régie caducaba el 12 de Enero de 1952. Además, la entrada en vigor de nuevas leyes, hubieran imposibilitado la formalización de la sociedad y otros trámites legales, a partir del 1 de enero de 1952. Fabricación de Automoviles, S.A. (FASA) fue fundada el 29 de diciembre de 1951, es decir, por los pelos.
La producción de automóviles se inicia en 1953, ensamblandose en sus factorias 707 unidades del modelo 4CV y comercializados por S.A.E.A.R, que continua con la función esencialmente comercial.
Como dato curioso, decir que la primera unidad le correspondió a doña Maria Victoria Agruña, siendo matriculado en Madrid con el número 107.541.

Del ensamblado a la fabricación.
1955 es el año de las grandes transformaciones de FASA. Se decide que FASA no será unicamente una factoria de montaje. A partir de este año se inicia la instalación de la maquinaria suficiente para la fabricación de distintas piezas, chapa, elementos de carroceria, motores, partes mecánicas, cajas de cambio, etc...
Ya en 1956, la producción de FASA asciende a 5.333 unidades. El cliente nacional, va adquiriendo confianza en el producto FASA, y lo más importante, entiende el nuevo concepto de automóvil utilitario, es decir, va allanando el terreno al popular Seat 600 que no apareceria hasta el año siguente.
1958, aparece el Dauphine.
Por estas fechas ya se llevan fabricadas 16.298 unidades del Renault 4CV, con un nivel de nacionlización bastante importante. La industria auxiliar empieza a confiar en el proyecto de FASA.
La Régie sacó al mercado el novedoso Renault Dauphine en marzo de 1956, y tan solo unos meses despues ya firma un contrato con FASA para su fabricación en Valladolid, y en 1958 ya aparece el nuevo modelo. En 1959, cesa la fabriacación del Renault 4CV por parte de FASA, con un total de 26.298 unidades fabricadas.
En 1961 los motores son cien por cien españoles, al tiempo que aparece el nuevo Gordini, para complementar la gama Dauphine. En julio de este mismo año la Régie deja de fabricar el popular Renault 4CV, despues de más de un millón de unidaes fabricadas, para dar paso a sus sustitutos, el Renault 3 y el Renault 4.
El Renault 3, versión austera del Renault 4, nunca lo fabricó FASA. El Renault 4 inició su andadura de la mano de FASA en 1963.
Se trataba de un nuevo concepto de automovil, un parentesis en la filosofia del todo atrás. Ofrecia una práctica carroceria de cuatro puertas más porton trasero, motor y tracción delanteros y una importante innovación mecánica,
sistema de refrigeración hermético por líquido. Este nuevo aspecto mecánico dejaba por fin finiquitada la vieja discusión sobre el idoneo sistema de refrigeración, por agua o por aire. Al mismo tiempo, dado su caracter, daba un duro golpe al competente Citroën 2CV.
A todo esto S.A.E.A.R. continuaba importanto vehículos Renault, de acuerdo con las cantidades que le permitia el Ministerio de Comercio, es decir, que se podia encontrar en una concesión Renault, además del Gordini, Dauphine o Renault 4, el Fregate, Floride, Domaine, Manoir, Dauphinose, Prairie, Estaffete, etc...
La fusión FASA-RENAULT.
Tal es el prestigio y la consolidadción de FASA, que en 1965 la Régie participa con su capital en su desarrollo.
Por otra parte, se produce la unión de S.A.E.A.R y FASA, constituyéndose la nueva sociedad bajo la denominación de Fabricación de Automóviles Renault de España (FASA-RENAULT). Esta única nueva sociedad fabricará y comercializará todos los productos Renault en España.
A partir de este momento, la fabricación de automoviles Renault en España, deja de ser aquella incierta aventura empresarial. Prueba de ello es que se toman medidas para, por un lado estudiar las necesidades de mercado a largo plazo, y por otro se planifican nuevas inversiones para eliminar paulatinamente costes marginales.
Nuevas Fábricas.

Así pues, el 16 de noviembre de 1965 se inauguran dos nuevas fábricas: FACSA (Fabricación de Carrocerias Renault de España) y FAMESA (Fabricaciones Mecánicas Renault de España), la primera estaba dedicada a la fabricación de carrocerias y elementos de chapa, y la segunda a la fabricación de elementos mecánicos.
Este mismo año, se alcanza la unidad 100.000 del Renault Dauphine, al tiempo que se empieza la fabricación de nuestro protagonista, el Renault 8.
Además de su linea, las aportaciones mas significativas del nuevo Renault 8 son sus 956 cc, y por su puesto el honor de ser el primer turismo español en montar frenos de disco, solo en tren delantero, no como su hermano francés que los montó en ambos trenes. Además completa este eficaz sistema de frenado, con un repartidor de frenada en el tren trasero.
Cadena de montaje de motores para el Renault 8. FAMESA (Valladolid). Ya a finales de 1965, FASA-RENAULT adquiere Industrias Subsidiarias de Aviación (ISA), de Sevilla. Al año siguente, esta factoría producirá unas 60.000 cajas de cambio.
A finales de 1965, Renault inicia sus exportaciones con el Renault 4. En 1966, 506 vehículos son enviados a Sudamérica.
Se duplica la plantilla de todo el grupo de empresas, pasando a casi 6.000 puestos de trabajo. Tanto es así, que en Valladolid nace una nueva barriada de viviendas, con 398 viviendas, 59 locales comerciales, iglesia y un colegio de enseñanza secundaria para 500 alumnos.
En octubre de 1966 se presenta el último eslabón del todo atrás, el Renault 10, encuadrado en un segmento superior, o esto es lo que se pretendia. Mucho más tarde, en 1968, sale al mercado una evolución del Renault 8, el Renault 8 TS, inédito en Francia, pero solo en su denominación, ya que en agosto del mismo año ya se sabía del Renault 8 S francés.
En 1971 se deja de fabricar el Renault 10, y en 1973 se produce un restiling sobre el Renault 8 y 8 TS, realmente inéditos en Francia, que por estas fechas ya no tiene ningún todo atrás en catálogo. En 1976 se abandona la fabricación del Renault 8 y 8 TS por parte de FASA, cerrandose un capítulo importantísimo de la historia de Renault en España.
De aquí hasta nuestros días, muchas más cosas han pasado en FASA-Renault, pero esto ya es harina de otro costal.

Fuente: Renault 8 (Julio de Santiago. Edicions Benzina), Toutes les Renault (René Bellu. Jean-Pierre Delville, Editeur), Revista ROMBO nº 1 (diciembre de1967.FASA-RENAULT), Revista Motor Clásico, nº 92 (septiembre de 1995. Luike-motorpress), revista Velocidad año VII nº 262 (17 de septiembre de 1966).