Renault 8 TS de Carles Freile, de Molins de Rey.
Renault 8 de Jesús Ignacio Ibáñez, de Álava.
Renault 8 de Roberto Rodríguez, de Biarritz (Francia). Se llevó el trofeo al desplazado más lejano.
Renault 10 de Jaume Batiste Baurell, de Barcelona.
Renault 8 TS de Francisco Peñarrocha, de Alicante.
Lo más racing, el Renault 8 de Hermenegildo Collel, de Vic, el TS de Jordi Cañas (pilotado por Jaume Muñoz, de Vic), y el TS de Ignasi Rojas, de Igualada.
Siguiendo la estela erreochera, camino del restaurante Fussimanya.
Juan Antonio Ureña, de Igualada, recibiendo el trofeo a la mejor unidad conservada.
Jaume Muñoz y su acompañante, recogiendo el premio al vehículo más bonito, que no era otro que el TS de Jordi Cañas.
La caravana llegando a Vic, con muchas ganas de comer.

El pasado domingo día cuatro de noviembre de 2001, coincidiendo con la decimoctava edición del salón Auto Retro, se celebró el II Encuentro del club Renault 8, 8 TS y 10 de España.
Como viene siendo habitual, el salón Auto Retro se celebró en el Palacio Victoria Eugenia del recinto de exposiciones de Montjuic, de la capital catalana.

En una mañana soleada y auténticamente primaveral, y a la hora prevista por la organización, fueron apareciendo de forma escalonada los distintos participantes del encuentro. A medida que iban llegando, aparcaban sus vehículos en batería, frente a la monumental fuente de Montjuich. Hasta diecisiete vehículos y 45 participantes se dieron cita en el encuentro, llegados desde varios puntos de la geografía española (Álava, Alicante, Barcelona, Cáceres, Gerona, Madrid, Palma de Mallorca), incluso el simpatizante Roberto Rodríguez se desplazó desde Biarritz (Francia).

A medida que iban llegando los participantes, y después de las presentaciones de rigor, entrega de rutómetro y placas, y siempre en un ambiente informal, se iban formando corrillos de tertulia erreocheras alrededor de cualquier unidad. Muchos fueron los curiosos que se acercaron para admirar los vehículos expuestos, intentando recordar con añoranza aquel Renault 8 que tantas satisfacciones les diera en su momento.
Paralelamente, la organización expuso una serie de fotografías de Renault 8 y Renault 10, que previamente habían enviado los distintos socios del club.

Más tarde, todos los socios y simpatizantes, pasamos a visitar el salón. Allí cada uno se perdió por su cuenta, intentando localizar esa dichosa pieza, o aquella revista o libro que tanto anhelaba. La verdad es que la oferta de recambios para nuestros Renault, resultó más bien escasa. Solo Auto Creació y El desván del automóvil nos ofrecían información sobre lo que buscábamos. Un expositor galo, al ver el espectáculo erreochero del exterior, a toda prisa elaboró un austero cartel que decía: "Tengo todo del R8". Daniel: (plaquesderallye-amp@wanadoo.fr)
Igualmente fue escasísima la oferta de unidades en venta. La oferta de clásicos populares fue muy escasa, y únicamente el expositor Avi Terrés ofertaba algún Renault 4 de origen galo, Seat 600, Citroen 2CV y poco más. Solo hubo una oferta de Renault 8, un segunda serie normal, disfrazado a medias de TS (a pocos de nosotros nos paso por alto el detalle), por el que pedían 350.000 pesetas.

Sobre las 13:30, abandonamos Montjuich para dirigirnos hacia Vic. La salida de Barcelona resultó muy espectacular debido al estruendo formado por las unidades más racing del grupo, lo que llamo la atención a más de un transeúnte. Después de casi ochenta kilómetros por la antigua nacional N-152 (C-17) y a buen ritmo, llegamos a la ciudad de Vic. Desde allí nos dirigimos. por una bonita carretera comarcal, hacia Tavernoles, para llegar después al restaurante Fussimanya.

Allí nos agasajaron con un magnífico almuerzo a base de embutidos típicos de la comarca y una estupenda parrillada de carne, todo ello regado con un buen caldo de la tierra y, como no podía ser de otra forma, con un espléndido cava. El cigarro puro fue un obsequio del amigo Francisco Peñarrocha, de Alicante.

Al atardecer, después de la sobremesa, se dio paso a la entrega de trofeos y recuerdos de participación.
Hubo tres trofeos que se otorgaron por votación, a la mejor unidad restaurada, a la mejor conservada, y al más bonito. Estos premios recayeron sobre Xavier Foix, de Castelldefels, Juan Antonio Ureña, de Igualada y Jaume Muñoz, de Vic, respectivamente.
También se concedieron tres trofeos más, el desplazado más lejano, para Roberto Rodríguez, que recorrió unos 650 kilómetros desde Biarritz, el más antiguo, para Lourdes Juan, de Cobeña (Renault 10 de 1966), y el segundo más antiguo, para Fernando Serrano (Renault 10 de 1967).
Todos los asistentes fueron obsequiados igualmente con una placa de recuerdo del II Encuentro.
Una vez finalizada la entrega de trofeos, el presidente del Club, Pepe de la Parte, agradeció la asistencia a todos los participantes, en especial a los socios que colaboraron con la organización, y a Renault Jurado de Madrid y MRW, por sus valiosas aportaciones.

Roberto Rodríguez, Lourdes Juan y Fernando Serrano, recibiendo los trofeos al desplazado desde más lejos (Biarritz), a la unidad más antigua (Renault 10 de 1966) y a la segunda unidad más antigua, también un Renault 10 de 1967, respectivamente.
Algunos aprovecharon para pasar la ITV en la estación movil gratuita, instalada por AGBAR, frente al pabellon Victoria Eugenia.
El único Renault 8 ofertado en el salón, fue este segunda serie, que se anunciaba como TS. Se pedian 350.000 ptas. por él. Por cierto, no era un TS.
Fran Garcia tuvo la amabilidad de llevarme a Tavernoles, en su Renault 8 de segunda serie.
Impecable el ocho de Xavier Foix, de Castelldefels. Se llevó el premio a la mejor unidad restaurada.

Home | Ficha Técnica | FASA | La Régie | Amigos | Links | El Bazar | Bibliografía | e-mail

esTolo