L'ornitologia protagonista al Diario de Mallorca


INICI - HOME

 

Miles de ornitólogos en s´Albufera

M. MORALES. PALMA. Diario de de Mallorca 29.04.2007

S´Albufera de Mallorca es la zona más atractiva para la observación de pájaros, "y es reconocida internacionalmente por los ornitólogos. En otoño y primavera vienen varios miles para desarrollar su afición", comentaba el director del parque, Maties Rebassa.

"Cada año nos visitan unas 100.000 personas, aunque una parte son turistas que vienen a dar paseos. Hay que destacar que cada vez más mallorquines visitan el parque con regularidad".

Los ornitólogos "son respetuosos con el medio ambiente y vienen muy preparados con bibliografía e incluso guías. La mayoría son británicos, alemanes y escandinavos", señalaba el director de S´Albufera.

Rebassa indicaba que en primavera, pueden verse acuáticas como garzas o martinetes, también aves de las denominadas limícolas, que buscan alimento en el limo. Las aves rapaces también abundan como el caso de aguiluchos y águilas pescadoras, y en las zonas boscosas del parque hay paseriformes.

Para cualquier persona con sensibilidad, es un espectáculo contemplar estas especies. La entrada al parque es gratuita, y sólo se exige al visitante unas normas mínimas de urbanidad, como mantener el silencio para evitar que se espanten las especies que anidan o se encuentran de paso en S´Albufera.


Los extranjeros se maravillan por la multitud de aves

M. MORALES. PALMA. Diario de de Mallorca 29.04.2007

La presencia de ornitólogos europeos es constante en s´Albufera, porque es uno de los sitios emblemáticos para la observación de pájaros de todo tipo.

Aunque vienen durante todo el año, en primavera arrecia la llegada de estos visitantes. Algunos hoteles viven un buen invierno gracias a estos turistas, y desde abril, ponen el cartel de completo, sobre todo los de Pollença.

Los más numerosos son los británicos, que son notables expertos en esta ciencia. El señor Swales se mostraba "muy satisfecho" de estar en Mallorca nuevamente. Hacía un caluroso día de sol y estaba encontrando muchas especies interesantes. "Es la tercera vez que vengo a Mallorca a observar, y este sitio es extraordinario", decía el señor Swales, armado de unos prismáticos.

Kurt es uno de los pocos alemanes ornitólogos que se pueden encontrar en s´Albufera, porque la mayoría son británicos. Viajó en compañía de su esposa y trajo todo el instrumental necesario para las observaciones, como un buen telescopio, que emplazó en uno de los puentes para tener una amplia panorámica de la zona.

"Es un sitio maravilloso", decía el británico Hobbs, que observaba con prismáticos desde una de las casetas habilitadas para que las aves no se sobresalten. Hobbs trabaja en esta afición junto a su esposa, se han alojado en Alcúdia, y no son muy tempraneros. "Desayunamos con tranquilidad y luego venimos a contemplar las aves", comentaba al bajar un momento los prismáticos.



Tras el vuelo de los pájaros


La afición a la ornitología va en aumento en Mallorca y la primavera es la mejor época para ver el paso de especies migratorias

M. MORALES. PALMA. Diario de de Mallorca 29.04.2007

Lalo Ventoso, José Manuel Tapia y Pep Manchado observan las rapaces desde la atalaya de Albercutx situada entre el port de Pollença y Formentor. 

Preparan su salida al campo con minuciosidad, estudiando el trabajo de la jornada, y ordenando los prismáticos, telescopios y cámaras fotográficas que les ayudan a perfeccionar la labor que van a emprender durante esa jornada. Son ornitólogos, observadores de aves, una afición que va en aumento en Mallorca, aunque desde hace años, la isla cuenta con muchos europeos con gran experiencia en esta afición, que se desplazan exclusivamente para ver el paso de numerosas especies de gran valor ecológico.

La llegada de la primavera dispara las salidas observacionales, porque es la mejor época para ver las aves migratorias, que tienen en Mallorca una de sus principales bases de asentamiento. Durante estos días, cientos de personas se distribuyen en distintos sitios estratégicos de observación. S´Albufera de Alcúdia es uno de los clásicos, así como s´Albufereta, aunque en menor medida.

Otros puestos de interés son Es Salobrar de Campos y el pla de Sant Jordi, que es uno de los más apreciados por los aficionados, pese a que su cercanía a Palma está reduciendo su capacidad para atraer pájaros de todo tipo.

Manuel Suárez del GOB estima que "en Mallorca hay unas 150 personas con grandes conocimientos de ornitología, y esta cifra sigue creciendo, porque cada vez más gente está interesada en esta disciplina".


Trabajo en grupo

Los ornitólogos suelen formar grupos de observación, pero también los hay solitarios, que prefieren desarrollar su interés en silencio y sin compañía alguna.

Un grupo que se reúne periódicamente es el formado, entre otros, por Lalo Ventoso, José Manuel Tapia y Pep Manchado. Son aficionados a contemplar aves rapaces en el norte de Mallorca, y en esta época, acuden a un emplazamiento que resulta ser el ideal para ver las aves que migran desde el sur con destino al norte de Europa. Su puesto de observación es la atalaya de Albercutx, situada sobre la carretera que une al Port de Pollença con Formentor. Se llega por un tortuoso camino, y subir a la atalaya exige, al menos, no sufrir de vértigo. "Esta es la mejor época del año para observar", dice Ventoso. "Las aves llegan a Mallorca desde el sur y se van concentrando en un cuello de botella. Este efecto embudo es notorio desde este sitio, porque aquí es donde se cierra más el cuello, y podemos observar una buena parte de las aves que vuelan rumbo al norte".

Las migratorias utilizan la isla como instrumento para captar las corrientes térmicas que les permiten volar a gran altura. Estas corrientes no se generan en el mar, sino que las produce la tierra, así que estas aves vienen cada año porque ya saben que aquí encuentran las térmicas que les permiten contar con un gran impulso.

Los tres observadores, que forman parte de un grupo que suele llegar hasta las 15 personas, subieron días atrás al pico Espal, "donde hemos podido captar una cifra importante de aves, entre ellas, en una sola jornada vimos veinte aguiluchos laguneros, cinco alcotanes e incluso un gavilán".

Registro de las observaciones

Toman nota del paso de estas especies incluyendo todos los datos posibles, y también registran la presencia de residentes como el águila calzada. "Se identifican las especies, su edad, sexo, la altura a la que se las ha observado, la procedencia de las mismas, e incluso se apuntan datos meteorológicos".

Estas informaciones se remiten al GOB, del que muchos son socios o al menos "simpatizantes". Las observaciones de alguna rareza se remiten a la Sociedad Española de Ornitología. Alguna vez se pueden ver cigüeñas negras, aunque cada vez menos, y en mayo, esperan el paso de los halcones abejeros, "de los que hace tres años hemos podido comprobar el paso de un millar".

Los observadores trabajan sobre todo por la mañana, y disponen de ayuda óptica para las observaciones, siendo los prismáticos el instrumento más común, pero también utilizan telescopios de gran luminosidad y cámaras fotográficas con potentes teleobjetivos.

El emplazamiento elegido permite ver con cierta comodidad a las rapaces, que vuelan de cumbre en cumbre. Se inclinan por las grandes alturas pero no son los únicos, porque estos ornitólogos han llegado a ver murciélagos cazando a 1.000 metros de altura. Su afición les lleva también fuera de Mallorca, y más precisamente al estrecho de Gibraltar, otro emplazamiento emblemático para ver la migración de pájaros.

MES INFORMACIÓ SOBRE LES AUS DE S'ALBUFERA


INICI - HOME

TANCAR FINESTRA