Home
 Historia
   
Exterior del Santuario

En la segunda mitad del siglo XIV (año 1394), el obispo de Mallorca, D. Luís de Prades, testifica que desde hace más de treinta años vivían en aquellas soledades algunos ermitaños. En la cumbre del monte de Cura pueden distinguirse aún hoy día unas hoyas de forma estrecha y alargada. Su profundidad no excede de uno a dos metros. Se han llegado a contar unas once celdas bien destacadas en la parte occidental del Santuario, y unas diez probables además de cinco muy dudosas en la parte de levante.

AMBIENTE EREMITICO-DIDACTICO: En el año 1450 aparece en el 'Puig de Cura' el maestro Catany. Tres años después se testifica como maestro del 'monte de Cura' al célebre lulísta catalán Pere Joan Llobet. Había obtenido del rey Alfonso V un real privilegio (6 enero de 1449) para poder llevar en Mallorca la ciencia Luliana. Fijó su famosa cátedra en el venerable edificio de Randa. Habitó allí hasta poco antes de su muerte, acaecida el 11 de mayo de 1446. Sus explicaciones y su fama fueron tan notables que a él acudieron gentes de España, Italia y Francia.

El testamento de Joan de Tagamanent (7 de marzo de 1468) apoya y dota el proyecto de construir un convento de frailes Menores y de construir un hospital para 25 pobres en la cumbre del monte de Cura, El proyecto no se realizó.

 

 

Exterior del Santuario