OPINION DEL DR. WALTER RELA

 

El 28 de setiembre 2001 se realizó en salones del Club Soriano la presentación de este libro en Montevideo..

Uno de los oradores fue el Dr. Walter Rela, Lic. en Letras, más de 40 años dedicados a la documentología e investigación histórica, una carrera de brillo internacional como pocas en el Uruguay. Mencionamos dentro de su nutrida bibliografía "Uruguay, cronología histórica anotada, 1527-1966", obra de largo aliento editada en seis volúmenes. Realizó cursos en Brasil y Chile, estudios de documentos, obtuvo títulos universitarios. Docente, viajero incansable por Latinoamérica y Estados Unidos, contando con numerosas membrecías nacionales y extranjeras. Director de la Facultad de Historia, Filosofía y Letras de la Universidad Católica del Uruguay. Inició sus estudios históricos en Paraguay, prosiguiendo en Argentina, Brasil y Uruguay.

Esto fue el inicio de su proficua obra que completó con un  estudio en profundidad de la Colonización española en el Río de la Plata y Paraguay, el expansionismo portugués, la obra de la Compañía de Jesús en las Misiones y Estancias de la Banda Oriental, Historia Política y Militar de la región platense, Cruzada Libertadora. Profesor de las Universidades americanas de Michigan, Nueva York, Arizona, Chicago, Illinois, Georgetown. (Estos datos del Dr. Walter Rela fueron publicados por Diario Acción de Mercedes el 18 de octubre 2001)

 

PROF. DR. WALTER RELA:

"Es un hecho incuestionable que Villa Soriano es la primer población".

"Vamos a estar al lado de los honestos, vamos a estar al lado de los dignos".

"Es una cosa el estar acá y ver enfrente el "Aquí Nació la Patria". Mi motivo no es estar con Marotta Castro, porque a veces se comprometen los amigos y no pueden estar. Yo tengo problemas de salud, pero él me trajo el libro y me vinculó a un personaje tan importante en la historia tanto nacional como internacional como es el Prof. Ariosto Fernández. Ese fue el motivo de estar en la cosa, no simple compromiso, porque si así fuera sería un flaco favor que le hacía a Marotta. Estoy por el compromiso que lo llevaron a él a publicar este libro, con la disciplina de un investigador, con tanta paciencia y fe, contra la corriente.

Es bueno decir las cosas por su nombre, no escamotearlas, resaltando el agradecimiento de Villa Soriano. A través de este libro recordé momentos compartidos con el Prof. Fernández, siendo Agregado Cultural de la Embajada Uruguaya en Río de Janeiro, con el que compartí un afecto y ternura tan grandes, por eso digo y pido, que vaya el recuerdo para ese gran hombre e historiador que fue el Prof. Ariosto Fernández.

Quería decirles que un poeta americano del siglo XIX, Walt Whitman, en una de sus obras dijo: "quien toca este libro toca un hombre" y esto es más que una metáfora, diríamos que también quien toca este libro toca un hombre. Toca todo lo que significa este sujeto, ese individuo que ha construído su mundo, un mundo encerrado, en toda su extensión. Este es el caso de Marotta.

Para introducirme en el asunto veo las palabras de quien ha hecho el prólogo que dice: "Para Wilde Marotta Villa Soriano es una obsesión y quiere dejar claro que es la primera población del Uruguay, en un proceso fundacional que nos lega hasta nuestra riqueza pecuaria". Tengo mucho que hablar de esa riqueza, de ese Hernandarias que va a introducir el ganado por la Isla Vizcaíno y luego a tierra firme. Ese es el Santo Domingo Soriano que nace en 1624. Y nace en 1624 y no como otros obstinados investigadores se han propuesto decir que esa no es la fecha real.

Los documentos que, vuelvo a repetir, permitieron dejar en claro y es un hecho incuestionable que Villa Soriano es la primer población. Los que ya tenemos bastantes años encima sabemos que la vida está llena de momentos muy gratos, felices, de infortunio y mi presencia aquí no es un mero hecho de amistad. Vine porque me consideré una obligación que en un libro que posiblemente publicaré en breve sobre Hernandarias, con una documentación sacada del Archivo de Indias, donde trabajé mucho tiempo, cito a Marotta y le dedico una página entera, porque entiendo que esa es la única forma de ser fiel a la dignidad que se tiene.

En los últimos tiempos ha habido un interés de tomar hechos puntuales, dándoles la visión que cada uno tiene de estos hechos, torcer muchas veces los hechos y convertirse muchas veces en una especie de héroe de la historia nacional.

Cuando, como en este caso, alguien como Marotta vuelve al pasado, es también un gesto importante volver al pasado para ver la Patria donde "Aquí Nació la Patria". No nació hoy, no nació esta noche ni va a nacer mañana. Ella nació en los albores del siglo XVIII. Entonces es bueno recordar estas cosas para ver esos antecedentes, existen y que Marotta trae acá con abundancia porque todos estos documentos y la obra de los franciscanos, de los jesuitas que crean sus estancias en el Alto Uruguay es también la base de nuestra riqueza pecuaria. Ustedes habrán oído estos últimos tiempos algunas corrientes que han estado renegando de esta herencia pecuaria, como si hubiera sido un pecado que Hernandarias haya introducido la ganadería, el que hubiéramos sido en los siglos XVIII y XIX un país industrial, el que hubiese sido algo maldito, que hubiese introducido por "el Vizcaíno" y por San Gabriel dos lotes de 50 vacas con tres toros. Esto es un acto de justicia; poner y traer esto acá, es un acto de justicia, como es recordar y lo recuerda muy bien Marotta y soy solidario con él, la obra de los franciscanos a quienes Don Ariosto Fernández dedica un estudio, breve pero siempre recurrente sobre su obra en el Uruguay. De modo que, entiendo, libros como éste, son no sólo oportunos sino imprescindibles, en un momento donde las corrientes históricas parecen preocuparse más de las cosas puntuales, de las cosas todavía dudosas, cosas que nuestros nietos y bisnietos digan ¡que barbaridad!, tanto que se gastó en cosas pasajeras. Pero libros como el de Marotta no son pasajeros.

Acá, él menciona justamente que ya en 1627 en la Isla Vizcaíno no había religiosos. Estos son datos que él consigue de sus estudios de los archivos. Vean uds. la cantidad de barbaridades que se han dicho y repetido por gente que jamás se ha preocupado de sentarse en una biblioteca pública para ver si lo que se dice es cierto o se repite lo mal que ha escrito otro. Y cuando la tragedia ocurre, en una falla de imprenta, cuando en un libro en vez de salir 16... sale 17... Una verdadera tragedia, entonces, ¿dónde está la seriedad? ¿qué le ofrecemos a los demás?

Cuando un historiador americano ve este libro confía en él, ve este mapa, admirable, yo lo conocía y cito en mi cartografía, de Joao Teixeira, que está en el Archivo de Itamaratí e Instituto Geográfico de Río de Janeiro, es un testigo tremendo ya que fue hecho en 1627 y aparece punteado acá. Entonces, ¿qué testimonios mayores, que las cosas gráficas que entran por los ojos? Este es el gran mérito de Marotta, la verdad y la limpieza, la conducta conque escribe y la humildad con que lo ha hecho, porque él sabía que iba a ir contra la corriente y es más fácil solidarizarse con quienes han dado nombres y fechas sin dar el brazo a torcer.

Tengo 79 años y mucha vida vivida, pero el brazo a torcer lo voy a dar, cuando alguien me demuestre que estaba equivocado. Eso es dignidad, eso es el ejemplo que dejo a los que me siguen, a mis hijos, nietos y aquellos que nunca más voy a conocer.

Eso es el libro de Marotta; yo estoy aquí por la preocupación tenida en ser serio, por su búsqueda de documentos, por estar encima de ellos, pensando dos veces antes de ponerlos. Nunca me hablé con él, salvo por teléfono. Una sola vez vino a mi casa y hoy que lo encontré, pero estoy con él. Estoy con él por su dignidad, estoy con él por su don de gente. Vamos a estar al lado de los honestos, vamos a estar al lado de los dignos, vamos a estar al lado de la gente común, que con mucha preocupación deja horas de sueño, busca la verdad de las cosas. Este libro es un honor a ¡Aquí Nació la Patria!"

 

Más tarde el Dr. Rela vuelve a pedir la palabra para expresarse:

"La muy certera y aguda observación de la Prof. Lilia Armas. Marotta demuestra que nada es nuevo cuando se birlaban los impuestos. Hernandarias, un dignísimo hombre de una probidad absoluta, es acusado por los oficiales reales y por los portugueses de hacer tráfico negrero para las minas de Oruro. Es él, precisamente, quien trata desde la Hacienda Pública, cuidar los bienes de la Corona. Siempre estos malos sujetos se ocuparon de contrabandear y alterar documentos, cambiando cifras.

Yo voy a publicar gran parte de las cartas del Rey. Hay curiosas, como la de un oficial real que le dice a otro cuanto es lo que hay que cobrar por tal cosa, contestando el otro: "ponele un cero y si es diez mil, se convierte en cien mil... ponele un cero!". Así comprendan uds. esa venalidad, lo que era todo materia de justicia con los indios y el quebrantamiento de las normas, desde la época de Isabel la Católica.

Cuando Colón lleva a España los primeros indios para venderlos como esclavos Isabel se impone al Rey Fernando, efectuándose la reducción de los indios, hecho que implica gran dignidad en la Reina. Eso también está acá. Esos indios mansos no eran mansos por naturaleza, eran mansos por el trato que se les daba; mansedumbre es la contracara de la bondad de a quien se trata y no hay otra explicación.

No pone Marotta, esto lo descubro y ud. lo descubrirá. Los indios mansos porque sí. "Nadie de madre parida" como dice el refrán español "nace manso, sino que puede nacer arisco". Nacen mansos por la bondad que se les dio porque se aplicó con ellos bajo el gobierno de alguien como Hernandarias las cláusulas que los protegían, porque nosotros tuvimos encomenderos. Fuimos ricos en aguadas y pasturas, pero no en minas, no tuvimos un Potosí.

También quería decirles del acierto del título de Marotta: "Indios Mansos de la Banda Oriental".