EL FAMOSO 1624

Documentado

 

                    1 de abril de 1634 llegaron a Buenos Aires algunos indios de las provincias del Uruguay tape y viaza, su Gobernador Don Pedro Esteban Dávila hizo una averiguación legalizada para interrogarlos: qué indios son, quién los doctrina, de qué se sustentan, dónde viven, etc.

            Se supo que Hernandarias, siendo gobernador, salió a la conquista de las provincias del Uruguay, el testigo Pedro de Paiva fue uno de ellos aproximadamente en 1617 y llegó hasta el Salto del Río Uruguay y se volvió al castigo de los indios chanáes que cautivan a los españoles de los navíos que se accidentan en el Río de la Plata.

            Hernando de Sayas, después de haber jurado y siendo preguntado en el interrogatorio como testigo, responde una de las preguntas y expresa: “Don Francisco de Céspedes trató de reducir a los charrúas y chanaes que habitaban en la otra banda al norte de este río, y por medio de este testigo fué corregidor de estos indios y administrador por título del dicho gobernador que fueron los años mil seiscientos veinte y cuatro y seiscientos veinte y cinco, porque estaba enterado dicho gobernador de la entrada que hizo Hernandarias en tierras sin conquistar.

            Para trabajos de fortificación por temor a los holandeses que se habían apoderado de la bahía y pensaban invadir el Río de la Plata, el gobernador Céspedes se valió de indios que están en reducciones, lo mismo que con los dichos charrúas.

            Después de darles muchos regalos los indios dijeron que se reducirían en una isla que está en la boca del rio Negro y resolvió enviar con ellos a Gonzalo de Acosta que sabía su lengua y con quien tienen amistad para que reconociese el sitio y levantase cruz como consta en los autos.

            Se les puso corregidor español y fray Pedro Gutiérrez para doctrinarlos, se nombró esta misión San Francisco de Olmariz. (Olivares)

            Vinieron de Montevideo más de 500 almas de indios guerreros con sus hijos y mujeres a verse con Gonzalo de Acosta y dijeron que querían reducirse en la misma forma que los charrúas que vivían 50 leguas y más de ellos querían acercarse donde señalasen los caciques, como consta en los autos.

            Esta nación chaná que habían cometido delitos los envía llamar el governador concediéndoles perdón general en nombre de S.Magd.

            Vinieron a la ovediencia y se redujeron 10 leguas de los charrúas y como más aventajados que los charrúas hizieron casas, sementeras y chacras y la redución se nombra San Francisco de Céspedes, hay en la reducción más de 200 indios, buena gente. Llegado a juntarse con los charrúas que por orden del Sr. Gobernador vigilaban la costa para dar aviso si veían algún navío.

            30 leguas y mas de dicha ciudad los charruas cimarrones y los chanaes junto a su cacique Maldonado y con el envío del capitán Salvador Barboza de Aguilar con el cacique Francisco de Céspedes estando una carabela 20 varas fuera del agua a fuerza de brazos de los indios y sus mujeres lo sacaron y pusieron en el agua con gran admiración de los vecinos de Buenos Aires en 1635 el gobernador Don Pedro Estevan Dávila informa a Su Majestad:

            “en la otra banda del río a la tierra que llaman de los charruas, a la parte del norte ai siete leguas de travecía caminando rio arriba desta siudad hacia el norte veinte leguas de ella está la boca del rio Uruguay que entra en este rio grande, y desde la boca deste rio A LA PRIMERA POBLACION DEL URUGUAY AY CUARENTE LEGUAS Y HASTA ALLA SE PUEDE IR POR TIERRA FIRME DE LOS CHARRUAS EN CARRETAS Y CABALLOS SE PUEDEN PASAR CON FACILIDAD EN BALSAS PORQUE SINCO LEGUAS DE LA CIUDAD RIO ARRIBA SE VA ESTRECHANDO, TIENE UN SALTO CARGADO DE ARRECIFES”.

 

            Observamos en este documento que desde Buenos Aires hay 20 leguas a la boca del Uruguay, y desde ella a la 1ra. Población hay 40 leguas.

            Sesenta leguas que se repiten en un mismo recorrido 84 años después en 1718, cuando el Obispo Pedro de Fajardo visitaba Santo Domingo Soriano.

            En dicho documento relata el Obispo: “… salio de esta ciudad (Buenos Aires) a 24 de abril de 1718, entró al pueblo de los indios chanás de Santo Domingo Soriano a 6 de Mayo (13 días) que visitó y de todo dió buena cuenta el Padre Juan de Cáceres, franciscano, confirmando en el 430 personas, dista SESENTA LEGUAS de Bs. As., y se logró en esta visita trasladar a tierra firme el pueblo de una isla”.

            Vemos que una legua española antigua es de 5.560 mts., 5 leguas en un mapa actual de nuestro territorio equivalente entre la isla Vizcaíno y la 1ra. Isla del Río Uruguay frente a Fray Bentos.

            En “Los Charrúas y Santa Fé” de SJ Juan Faustino Salaberry y en “Contribución a la Historia del Gaucho” de Emilio A. Coni, ambos lo identifican como Santo Domingo Soriano a la primera población del Uruguay.

            1630/1638 – S/fecha – Antes de los bandeirantes –un mapa de reducciones primitivas jesuitas, al oriente del “Rio de Lepeti” (Río Uruguay) Río Negro – el Río Paraná representado como Río de la Plata (continuación).

            Se ubica un pueblo en la punta de Lepeti y Río Negro en la zona oriental, ubicamos también Río San Salvador, Río de Santa Bárbara, Santi Spiritus, San Bartolomé de los chanás. Nº 26-Cartografía-Monumenta chartographica indiana por el Capitán de Fragata Julio F. Guillén y Tato.

            En informaciones secretas del Capitán de la Colonia del Sacramento Francisco Riveiro, que viajó a Europa llevando este informe a Su Majestad Portuguesa en 1703, de él leemos: “deste modo, ao rebentar em Portugal a revoluçao restauradora de 1640, que punha fim a monarquia dualista continuava despovdada de europeus a ista area que se estendia de S. Vicente ao Río da Plata debendo exceptuar-se apenas as reduçoes jesuiticas do Uruguay onde havia alguns padres deirigindo millares de indios, e o pequeño povdado de S.Domingos Soriano, na foz do Rio Negro”. (Foz = punta).

            En 1642 Alonso Ramírez es nombrado Capitan a guerra de la Provincia de los indios chanaes y charruas, este Capitan está en el documento de 1666, del gobernador a Juan de Brito nombrado corregidor de Santo Domingo Soriano. (CONTINUA)